sábado, 22 de agosto de 2015

El poder de la poesía

¿Poesía, pregunto tú de qué eres capaz?
¿De romper las cadenas y gritar libertad?
¿De acabar con la guerra y empezar con la paz?
¿De buscar la justicia y encontrar justedad?

¿De no hacer diferencias y de obrar la igualdad?
¿De matar las mentiras y alumbrar la verdad?
¿De amigar a enemigos y forjar la amistad?
¿De alejar la maldad y acercar la bondad?

¿De hacer guapo lo feo, mucho más la beldad?
¿De dar voz al callado y acallar al locuaz?
¿De no haber dos morales, sí una sola equidad?

¿De odiar toda soberbia y de amar la humildad?
Puede ser, pero en vida nunca has sido incapaz
de dar vuelta a las cosas y cambiarles la faz.

Dos camisetas

En Marbella he estrenado una gran camiseta
que ha pintado mi novia con su artística veta.
Es azul y de manga corta y que soy poeta
pone atrás y delante una frase coqueta.

Poesía es la vida y la muerte, ¡puñeta!,
un poema. ¡Qué frase más entera y completa!
Y me encanta, resalta toda mi silueta
cual mi ser y mi alma, corazón como jeta.

Sin embargo, otra ha hecho para sí más escueta
que me gusta hasta más porque está ella repleta
de su amor hacia mí al trazar por la teta

un te quiero, un te quiero Guiller y sin saeta
corazón bien rojizo. Es preciosa y concreta
que al sujeto que soy le ama dicha sujeta.

viernes, 21 de agosto de 2015

Lo has

Has del cielo estrellado y alunado el sentido
y del mar con mil peces y oleaje el latido
y del mundo de mundos que es el nuestro el vestido
y del cosmos inmenso y sin fin el cumplido.

Has del agua salada y la dulce el bramido
y del viento que sopla y que para el silbido
y del fuego que brilla y que vive el lucido
y del suelo y la tierra el temblor y el sonido.

Has del tiempo y espacio el cuidado y descuido
y del fondo y la forma cual la boca el oído
y del dentro y afuera el dormir y el ronquido.

Has del hombre y mujer el vivir más vivido
y de ti lo que sí eres y serás como has sido
y de mí lo que quieres y querrás y has querido.

Yo soñaba una chica…

Yo soñaba una chica que a mí mucho quisiera,
yo soñaba una chica que amor puro me diera,
yo soñaba una chica siempre fiel compañera,
yo soñaba una chica de verdad verdadera,

yo soñaba una chica que conmigo viviera,
yo soñaba una chica que a mi lado estuviera,
yo soñaba una chica buena, bella y sincera,
yo soñaba una chica que su pecho me abriera,

yo soñaba una chica que en mí su hombre ella viera,
yo soñaba una chica de bandera y primera,
yo soñaba una chica bien por dentro y por fuera,

yo soñaba una chica para mí toda entera,
yo soñaba una chica que por mí se “muriera”
y en ti yo la he encontrado, en ti, Idoia, me muera.

Así es nuestro amar

Tras pasar en Marbella una noche estelar
y dormir a su lado y con ella soñar
los ojitos cerrados abrí, fui a despertar
y no estaba conmigo, la llegaba a extrañar.

Y salté de la cama y a ella fui yo a buscar
por la sala y cocina como el cuarto de estar
y fue en balde, a la misma no lograba encontrar
y salí a la terraza y con ella fui a dar.

Allí estaba escribiendo con piedritas de mar
un te quiero, un te quiero Guiller que yo a olvidar
nunca voy en la vida pues lo quiero guardar

para mí para siempre y al de un día pasar
donde Guiller ponía puse Idoia y al par
corazón con su flecha y es que así es nuestro amar.

El sol y el cielito

Yo no quiero que acabe nuestro amor tan bonito
pues de ti estoy prendado y por ti me derrito
y te quiero, chiquilla, lo que no, no está escrito
y querer de tal modo nunca ha sido delito.

Yo no quiero que acabe nuestro amor tan bendito
pues de ti estoy pillado y por ti coladito
y te quiero, chiquilla, de verdad, no poquito
y te veo mi esposa como yo tu hombrecito.

Yo no quiero que acabe nuestro amor exquisito
pues me amaste de niña y yo ya de mocito
y lo haré hasta que muera de mayor, mayorcito.

Yo no quiero que acabe nuestro amor infinito
pues me gustas, te gusto y este amor no es chorlito
y si soy yo tu sol, eres tú mi cielito. 

Lo eres tú

Cada vez que cruzamos con amor la mirada,
cada vez que charlamos cual pareja prendada,
cada vez que me besas y por mí eres besada,
cada vez que nos entra a los dos carcajada,

cada vez que gozamos de una bella velada,
cada vez que mi pecho para ti es una almohada,
cada vez que un te quiero nos decimos por nada,
cada vez que lo hacemos tal fechado y flechada,

cada vez que sentimos chiribita entripada,
cada vez que en los ojos has, he estrella encelada,
cada vez que juntamos las manitas de cada,

cada vez que buscamos nuestra cosa soñada,
cada vez yo me digo, adorada monada,
que el amor de mi vida eres tú, tú, mi amada.

Hoy te vas…

Hoy te vas unos días, amor, siete o semana
y me quedo yo solo y estarás tú lejana
y te voy a extrañar noche, tarde y mañana
pues quisiera tenerte a mi lado y cercana

y agarrarte las manos y lanzarte mirada
y charlar como amantes y gozar la velada
y tumbarte en mi cama y ofrecerte mi almohada
y quitarte la ropa y en pelota picada

disfrutar de tu cuerpo y del alma tan llana
y llegar entre dos a ser uno, ¡gozada!
y cerrarte los ojos con el son de una nana.

Despertarme a tu lado, ser por mí tú besada
y decirte te quiero que es querer cosa humana
y ser siempre tu amado y tú siempre mi amada.

En la noche de anoche…

En la noche de anoche y en agosto, en verano
fue a ocurrir una cosa con mi amor tan humano,
ocurrió en la terraza de Marbella que al grano
fuimos ambos, la amada y el amado tan llano.

Ella y yo nos tumbamos en colchón muy liviano
y encendimos velitas torno al mismo y su mano
fui a coger y a mirarla como mira el galano
y le dije te quiero, corazón, eres sano.

Y después de quitarnos el ropaje mi arcano
revelé yo al decirle te amo y te amo y cercano
añadí quiero hacerte el amor que dimano.

Y lo hicimos y aquello tan hermoso de plano
nunca voy a olvidarlo porque yo he meridiano
que un amor tan bonito es eterno y no vano.

En Marbella

Ella y yo ya en Marbella, ella y yo ya en Marbella
y es bonita Marbella, más bonita lo es ella
y la voy a besar so la lluvia de estrella
y le digo te quiero más que a mí, esta o aquella.

Ella y yo ya en Marbella, ella y yo cosa bella
y me gusta más ella que la buena paella
y le quiero dejar para siempre una huella
y decirle te adoro cual plebeyo a plebeya.

Ella y yo ya en Marbella y ella siempre descuella
y ha más luz que una noche con su tanta centella
y la quiero mandar un mensaje en botella

y decirle con él que ella sabe a grosella,
que es más guapa que dama arabesca y omeya
y que soy para ella, para mí ella doncella.

La fecha

Para ti yo estoy hecho, para mí tú estás hecha,
ha lanzado Cupido a los dos una flecha,
yo te quiero a mi izquierda y tú a mí a tu derecha,
por ti estoy satisfecho, por mí estás satisfecha,

del amor se ha encendido en ti y mí ya la mecha,
mi pasión a ti ronda y la tuya a mí acecha,
la ocasión para amarnos aprovecho, aprovecha,
si regamos lo nuestro habrá buena cosecha,

relación tan bonita que no quede desecha,
ni yo salga maltrecho ni tú salgas maltrecha,
que pensarlo me enoja y rumiarlo te arrecha

y si a mí algo te lanza y hacia ti algo me echa
y si somos felices y no hay cosa que endecha,
por qué no nos casamos y ponemos ya fecha.

Lo quiero y siempre

Yo te quiero ver siempre de mí más que prendada,
con sonrisa en los labios, la chispilla en mirada,
chiribita en la tripa, en la cara gozada
y un gran sueño entre manos y en la voz voz dichada.

Yo te quiero ver siempre de mí más que flechada,
con la dicha a la espalda, en la frente alegrada,
energía en tu cuerpo, en el alma paz dada
y en la boca verdades y en la lengua balada.

Yo te quiero ver siempre de mí más que encelada,
con cariño en la mente, con la piel erizada
y los ojos de luna y la carne extasiada.

Yo te quiero ver siempre de mí más que colada
y es que, amor, te deseo, no te cambio por nada
y por ti soy amado y por mí eres amada.

He, he, he

He del mar bajamares y también pleamar
y del sol las auroras y el ocaso a la par
y del fuego cenizas y la llama y brillar
y del viento su marcha y su sabio llegar

y del campo la flora y a su vez marchitar
y del río su dicha y al igual su llorar
y del monte la punta y la base ejemplar
y del árbol la sombra y la luz al brotar

y del cielo la fe y esperanza a abrigar
y del cosmos la vida y al final acabar
y del mundo el color y el matiz de pintar

y del valle humildad y llaneza al estar
y del lago la calma y sonrisa de amar
y de ti la amistad y el cariño de dar.

jueves, 9 de julio de 2015

Tal como eres

Guapa, bella, bonita, linda, mona y hermosa,
buena, humana, sensible, bienhechora y honrosa,
dialogante, habladora, tenaz y generosa,
soñadora, despierta, desprendida y piadosa,

elegante, educada y locuaz y estilosa,
exquisita, sincera, verdadera y chistosa,
afectada, afectiva y feliz y dichosa,

atractiva, mimosa, pasional, cariñosa,
placentera, agradable, luna, sol y una rosa,
pensativa y activa y risueña y curiosa,

femenina, coqueta y un amor y amorosa,
de palabra, con tacto, poesía y la prosa
y una amiga y pareja y mujer y hasta esposa.

Lo sabes, claro que lo sabes

Sabes tú que te quiero como nunca he querido,
sabes tú que la vida la deseo contigo,
sabes tú que lo nuestro debió ser y haber sido,
sabes tú que en mí tienes mucho más que un amigo,

sabes tú que estoy loco por ti, loco perdido,
sabes tú que me abrigas y que a ti yo te abrigo,
sabes tú que a tus brazos y pies caigo vencido,
sabes tú que tu amor con el mío persigo,

sabes tú que por nada y por nadie te olvido,
sabes tú que es contigo y también que es conmigo,
sabes tú que sé ahora que sin ti no he vivido,

sabes tú que verás que a tu lado yo sigo,
sabes tú que el cariño en los dos es sentido,
y que tú y yo uno somos, pongo a Dios por testigo.