jueves, 18 de diciembre de 2014

En ti, amor, en ti

En mi cuarto a la luz de una vela encendida
hoy es día de hacer para ti, biennacida,
con amor y cariño poesía nacida
en el fondo del alma, donde tú eres sentida.

En la misma has tenido siempre buena acogida,
ella a ti quiere darte un amor sin medida,
un amor que jamás va a causarte una herida
y un amor que por nada va a contar despedida.

Por ti, por nadie más, quiere verse cogida
y aunque no te lo diga y aunque no te lo pida
de ti está enamorada, de ti está poseída.

Y por ello ella quiere, si no es cosa atrevida,
quiere solo decirte una cosa, querida,
que ha encontrado ya en ti al amor de su vida.

Dicho por mi corazón

En un día de versos yo me puse al teclado
y le di al corazón que en mi pecho he guardado
libertad de decir y escribir lo notado
y sentido por él ya que estaba prendado.

Y latido a latido por su amor inspirado
con su voz de tambor viejo pero afinado
y palabras con magia o de bosque encantado
él me dijo una cosa que jamás te he contado.

Con su boca de ensueño tras haberme agarrado
de las manos y al tiempo que me había mirado
con sus ojos de amante y luceros de amado

como un padre al buen hijo al que quiere un puñado
vino él solo a decirme al estar a su lado:
mira, Guiller, de Idoia estás tú enamorado.

Para siempre

Esta noche en que escucho a la noche latir
y en que a miles de estrellas he llegado a sentir
yo le he visto a la luna a mis ojos venir
y a las nubes tumbarse en el cielo a dormir

y el camino a un cometa por el cosmos seguir
y a los muchos planetas sonreír y reír
y a unos cuantos satélites con su ronda cumplir
y a las aves de hierro las alitas batir

y a los globos de gas con las llamas subir
y a los fuegos ficticios en el aire esculpir
y a los vientos tocar la flautilla y rugir

y a los rayos tronar cual la mar al gemir
y una cosa, amor mío, yo te voy a decir,
que contigo yo quiero para siempre vivir.

Es vivir

Por si no lo has pensado te lo voy a escribir,
cuando apenas habíais empezado a salir
como novios conmigo te llegaste a fundir
en un beso y no quiero al contar esto herir.

Y seguisteis de novios y hasta os fuisteis a unir
como esposa y esposo, mas pasó, fue a ocurrir
mucho tiempo después que se vino a pudrir
vuestra unión, matrimonio y lo viste venir.

Esto, amor, y que nunca te dejó de sentir
por mí el buen corazón te llevó a ti a cumplir
junto a mí otra aventura que jamás va a morir.

Luego al fin y al principio tú llegaste a elegir
serle infiel siendo fiel a tu pulso y latir
y seguir al llamado corazón es vivir.

Fiel a tu corazón

Nuestra historia de amor vio la luz con “pecado”
porque estabas casada y ya había empezado
y por ello me dices no hice yo lo apropiado,
por mi amor hacia ti le debí haber dejado.

Cierto, pero también es verdad y acertado
que no has hecho otra que seguir al llamado
corazón que de siempre ha latido y pulsado
por mí, amor, y que a mí al final te ha llevado.

Siendo infiel fiel has sido a tu pecho prendado
de mi ser o es que acaso has, cariño, olvidado
la lección del pretérito, la lección del pasado.

Que no es otra que haber por esposo tomado
a mí no, sino al otro cuando yo te he gustado
siempre y sabes de sobra que por ello has llorado.

No tengas miedos

Una tarde de sol y de sombra y de mar
a la vista, cariño, me llegaste a contar
una cosa que sueles a menudo notar
y sentir y fue aquello para mí confesar.

Muchos días dijiste yo no puedo evitar
tener miedo a perderte y es que suelo pensar
que te vas algún día tú de alguna a prendar
y me vayas por ello y por otra a dejar.

Y te voy yo a decir y te voy yo a expresar
que eso nunca en la vida va a ocurrir ni a pasar
pues tal tú no hay ninguna que me pueda gustar.

Además te prometo y te puedo jurar
que me llegue contigo como no yo a casar
voy a estar a tu lado y te voy siempre a amar.

Basta y de sobra

Una noche con magia por el disco lunar
y millones de estrellas en el negro telar
yo contigo me puse a charlar y charlar
y te dije una cosa de jamás olvidar.

Y la voy esta tarde de escribir a evocar,
sin tenerte a mi lado yo te vine a expresar
que me basta contigo a mí, a mí con estar
para ser muy feliz y dichoso a la par.

Y te voy a añadir y te voy a agregar
que el estar y contigo no es tan solo soñar,
es subir a los cielos y volar y volar.

Y es que, amor, me has logrado tú de un modo a prendar
que no quiero en la vida que se llegue a acabar
nuestro amor o me puedas tú algún día a faltar.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Por lo tanto lo eres tú

Si el amor de mi vida es aquel al que he dado
más amor y que a mí más amor me ha brindado
y también el amor que se sabe empezado
que jamás va a acabar ni a ser visto acabado,

el amor de mi vida, de la mía a lo osado
cuál será me pregunto, cuál será he preguntado
y una vez que a mi vida y existencia he mirado
que ninguno ya sido puede ser digo honrado.

Porque todo amor sido, todo amor ya pasado
ha tenido final, puede serlo el llegado
a mi vida hace nada pues del mismo he tomado

más amor que de sido y ese amor me ha sacado
más amor que ninguno y sé y doy por probado
que ha empezado y que nunca va a quedar apagado.

El amor de la vida

Nadie nunca me había como tú preguntado
el qué fuera el amor de la vida llamado,
el amor de la mía o la tuya y he hallado
yo una buena respuesta tras haberlo pensado.

Para mí es el amor de la vida nombrado
el amor al que más amor tú le hayas dado
y el que a ti más amor te haya dado, brindado,
amor que en amor dado y tomado es tasado.

Además el amor de la vida citado
es aquél que se sabe nada más empezado
en los dos que jamás va a quedar acabado.

Un amor que de ti más amor ha sacado
y del otro o la otra más amor has logrado
y un amor que se sabe que no ha fin comenzado.

Los amores son como los libros

A mi novia que duda de mi amor hacia ella
o mejor que recela de que me haya de aquella
compañera que tuve olvidado y su huella
yo le he dicho una cosa para en ella hacer mella.

Y le dije a mi amiga y a mi amada y plebeya
que he leído algún libro de verdad que descuella
que deseo volver a leer pues destella
y algún otro que nunca releería, no ha estrella.

Y añadí yo esto último pasa, dulce doncella,
con aquella o cualquiera y que de esa botella
nunca más beberé, de beber me degüella.

Con lo dicho yo espero zanjar ya la querella
entre yo y mi pareja y si no cual centella
yo le digo tú eres la obra buena y más bella.

Una fotografía con historia

Hace tiempo unas fotos yo te quise enseñar
y por hache o por be no las fuiste a mirar,
sin embargo el destino, Dios, la vida o el azar
las ha puesto en tus manos, te las quiso mostrar.

Y al llegar por las mismas tu mirada a pasar
tus luceros en una fueron a ir a parar
y sentiste a tu buen corazón palpitar
con más ritmo en la foto al creerte encontrar.

En camión de bomberos y barraca a la par
de mi ser con dos años, de quien te fue a gustar
desde niña vestida cual se suele estilar

en Durango en las fiestas, de aldeana y tu par
con pañuelo en el cuello y aunque sueles dudar
si eres tú ambos queremos que lo seas, ¡qué amar!

En ti presente

En ti, amor, hay amor para dar y tomar
y una amiga, una amiga con quien siempre contar
y una madre que sabe a los suyos cuidar
y una esposa que a altares yo quisiera llevar.

En ti, nena, hay un sueño que deseas lograr
y unos ojos que miran fuera y dentro al mirar
y unas manos que suelen corazones tocar
y unos labios que besos dan de nunca olvidar.

En ti, niña, hay herida que va el tiempo a cerrar
y una estrella que en vida nada puede apagar
y una rosa que pincha cuando debe pinchar.

En ti, cielo, hay un mundo que se debe encontrar
y ante todo hay en ti una cosa sin par,
un vital corazón que amo y sábeme amar. 

Yo me siento…

Cuando yo soy tu hombre y eres tú mi mujer
y soy tuyo y tú mía y llegamos a hacer
el amor y me puedo en tu cuerpo meter
yo me siento, cariño, como un niño al nacer.

Cuando arriba el momento de contigo yacer
en la cama y desnudos nos llegamos a ver
y consigo a tu esencia y a tu ser acceder
yo me siento, amor mío, revivir, renacer.

Cuando sexo amoroso ya nos toca tener
y te doy y me das y nos damos placer
yo me siento, amiguita, como el joven de ayer.

Cuando dos somos uno y llegamos a haber
el encuentro en el cual tú me vas a acoger
yo me siento, querida, tu querido y querer.

Es tu amor…

Es tu amor hacia mí, corazón, cosa buena,
es tu amor hacia a mí lo que alivia mi pena,
es tu amor hacia mí como sangre en la vena,
es tu amor hacia mí un te quiero en la arena.

Es tu amor hacia mí, corazón, hierbabuena,
es tu amor hacia mí mi alegría, tal suena,
es tu amor hacia mí una esposa y cadena,
es tu amor hacia mí locurilla terrena.

Es tu amor hacia mí, corazón, cosa amena,
es tu amor hacia mí de mujer en treintena,
es tu amor hacia mí cual mirada serena.

Es tu amor hacia mí, corazón, Nochebuena,
es tu amor hacia mi ante todo, mi nena,
lo que al buen marcapasos que yo cuento le llena.

Presentes en tu voz

En tu voz hay, cariño, amistad verdadera
y palabras bonitas desde adentro hacia afuera
y verdades que son de persona sincera
y consejos de madre que los quiero a mi vera.

En tu voz hay, amor, una luz mañanera
y latidos que llenan mi alma y ánima entera
y bondad que conquista a mí como a cualquiera
y también poesía que a ti me hace te quiera.

En tu voz hay, dulzura, calle, escuela y acera
y un calor y una llama como un fuego de hoguera
y belleza de veras que es belleza doquiera.

En tu voz hay, tesoro, la ilusión de soltera
y un gran sueño que aguarda ser real y que espera
y un amor que en mi vida para siempre quisiera.