viernes, 21 de noviembre de 2014

Tal lo dicho

Como un trueno del cielo que en la tierra ha acabado,
como un copo de nieve que en la hierba ha parado,
como un río de lava que en las aguas ha dado,
como un rayo del sol que hasta el mundo ha llegado,

como un viento del norte que a la nube ha empujado,
como un grano de lluvia que en la mar ha sonado,
como un son por los aires paso a paso portado,
como un beso lanzado por amada al amado,

como un grito que al eco le ha a las buenas llamado,
como un guiño a los ojos de la novia enviado,
como un baile de olitas que a la orilla han rozado,

como un ritmo que suena claro pero alejado,
como un canto de gallo que despierta a acostado,
tal lo dicho tu amor a mi vida ha arribado.

Ni loco

Ni por vida de lujo ni por cosa soñada
ni por vuelta al planeta ni por joya dorada
ni por suerte a favor ni por cara alegrada
ni por dama perfecta ni por cuenta abultada

ni por viaje a la luna ni por magia ocultada
ni por isla desierta ni por casa acabada
ni por coche de cuento ni por piedra apreciada
ni por fama de sobra ni por selva aflorada

ni por barco de velas ni por gloria elevada
ni por oro a montones ni por plata agrisada
ni por curro de gusto ni por luz encantada

ni por cielo en la tierra ni por planta aromada
ni por ser muy leído ni por meta lograda,
a ti amor yo por nada te cambiaba, por nada.

Como ella es

Ella es como una luna y una noche estrellada,
ella es como la tierra en los sueños soñada,
ella es como la mar, la mar, mar azulada,
ella es como la playa de una islita olvidada,

ella es como la nube por el viento llevada,
ella es como la cima de montaña escarchada,
ella es como la aurora en el Polo avistada,
ella es como la lava de un volcán, naranjada,

ella es como la magia de una selva encantada,
ella es como una olita con la cresta nevada,
ella es como una fuente de agua pura encontrada,

ella es como la arena de la duna aflorada,
ella es como la costa de marea agitada
y ante todo ella es como una rosa aromada.

En mi vida y existencia

Eres tú más que amiga y eres más que querida,
eres tú quien más sabe de mí como mi herida,
eres tú la mujer que no quiero perdida,
eres tú un gran amor, un amor sin medida,

eres tú ensoñación y además bienvenida,
eres tú la razón de mi dicha sentida,
eres tú la esperanza que jamás es vencida,
eres tú un corazón y una niña latida,

eres tú generosa, detallista y cumplida,
eres tú quien me ayuda y también quien me cuida,
eres tú bella, hermosa y a la vez muy lucida,

eres tú quien me quiere y a quien amo florida,
eres tú la que vale más que estrella encendida
y ante todo tú eres la que quiero en mi vida.

Tanto o más

Quiero mucho a mi vida y existencia forjada
y a los padres que tengo y familia adorada
y a la gente que es buena, verdadera y honrada
y a quien lucha y da todo, todo, todo por nada

y al que va tras un sueño o tras cosa soñada
y a los ojos que cuentan bondad en la mirada
y a los seres que buscan la justicia admirada
y a los libres que quieren ver más gente librada

y a los pobres del mundo que son cosa sagrada
y a personas que tienen su alma entera apenada
y a la vida que llora sin ser nunca escuchada

y a vivientes que esperan ver su tierra operada
y a quien quita tristezas con sonrisa sacada,
pero a ti yo te quiero tanto o más, dulce amada.

Vales

Mucha cosa me gusta de ti, amor, mucha cosa,
que eres tú por ejemplo linda, guapa y hermosa,
que no cuentas espinas aunque seas la rosa,
que tú tienes valor porque tú eres valiosa,

que eres bella por dentro y por fuera preciosa,
que has los ojos de estrella y en la cara una osa,
que das más que los versos y das más que la prosa,
que eres más elegante que en el cielo una diosa,

que tú tienes mirada que en mí siempre se posa,
que tus labios me cuentan mucha cosa curiosa,
que no pierdes jamás la cabeza juiciosa,

que me sacas sonrisas porque tú eres graciosa,
que te gustan los mimos y también ser mimosa
y ante todo que vales para ser tú mi esposa.

jueves, 20 de noviembre de 2014

A ninguna

Como a ti yo a ninguna mi existencia he contado,
como a ti yo a ninguna jamás, nunca he mirado,
como a ti yo a ninguna en la boca he besado,
como a ti yo a ninguna con cariño he tocado,

como a ti yo a ninguna he parlado y he hablado,
como a ti yo a ninguna de verdad he gozado,
como a ti yo a ninguna he cuidado y mimado,
como a ti yo a ninguna he al final alegrado,

como a ti yo a ninguna he contado a mi lado,
como a ti yo a ninguna tanto y tanto he ayudado,
como a ti yo a ninguna todo y más, más he dado,

como a ti yo a ninguna con ternura he abrazado,
como a ti yo a ninguna a mi vida he llevado,
como a ti yo a ninguna ante todo le he amado.

La pedida de mano

Tal si hoy fuera yo tengo para siempre guardado
en la mente aquel día en que había quedado
yo contigo en un parque y so un árbol sentado
esperé a que llegaras y llegaste a mi lado.

Con vestido rosáceo y un pañuelo azulado
en tu cuello carnoso con cariño anudado
y un bolsito de cuento, cinturón abrochado
y pendientes de perlas y un reloj bien pagado.

Me dijiste, cariño, hasta dónde ha llegado
nuestro amor, como tú nadie a mí me ha besado
y en la cama con nadie, nadie más me he acostado.

Sonriendo te dije yo contigo he soñado
noche y día y estoy ya de ti enamorado
y al pedir yo tu mano sí dijiste a tu amado.

Contigo

Quiero entrar en tu vida y contigo vivir
y contigo existir y contigo morir
y contigo llorar y contigo reír
y contigo soñar y contigo dormir.

Quiero entrar en tu vida y contigo sentir
y contigo gozar y contigo sufrir
y contigo callar y contigo decir
y contigo actuar y contigo cumplir.

Quiero entrar en tu vida y contigo latir
y contigo bajar y contigo subir
y contigo llegar y contigo partir.

Quiero entrar en tu vida y contigo parir
y contigo chillar y contigo aplaudir
y contigo, amor mío, y contigo escribir.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Que te quiero, que te quiero

Este día en que el sol para mí no ha brillado
y en que el cielo está gris como un pelo aviejado
necesito decirte, corazón adorado,
que te quiero muchísimo, que te quiero un puñado.

Este día en que el sol anda tal que ocultado
y en que el cielo está triste como un novio plantado
necesito decirte, corazón anhelado,
que te quiero a mi vera, que te quiero a mi lado.

Este día en que sol no se ve, está tapado
necesito decirte, corazón amigado,
que te quiero conmigo, que contigo he soñado.

Este día en que el sol se ha del mundo escapado
necesito decirte, corazón ensoñado,
que te quiero mi amada, que me quiero tu amado.

Que me quiere y me quiere y me quiere

Esta noche de luna llena a más de estrellada
en que el cielo parece una cama enlutada
necesito escuchar de la voz de mi amada
que me quiere y me quiere y me quiere y le agrada.

Esta noche de luna vieja a más de arrugada
en que el cielo aparenta una selva incendiada
necesito escuchar de mi chica encelada
que me quiere y me quiere y me quiere, ahí es nada.

Esta noche de luna chata a más de aplanada
necesito escuchar de ni niña prendada
que me quiere y me quiere y me quiere, pasada.

Esta noche de luna blanca a más de dorada
necesito escuchar de ni nena adorada
que me quiere y me quiere y me quiere, gozada.

Cuantos más…

Cuantos más días paso yo a tu vera, a tu lado
más me siento, amor mío, más me siento prendado
y es que estoy yo contigo feliz como alegrado
y no quiero perderte cuando ya te he ganado.

Cuantos más días paso yo a tu vera sentado
más me siento, amor mío, más me siento flechado
y es que tú a mí me tienes ya del todo pillado
y no quiero que acabe lo hace poco empezado.

Cuantos más días paso yo a tu vera tumbado
más me siento, amor mío, más me siento encoñado
y es que estamos juntitos cual la rosa y el prado.

Cuántos más días paso yo a tu vera asentado
más me siento, amor mío, más me siento agradado
y es que tú eres mi amada y es que soy yo tu amado.

sábado, 15 de noviembre de 2014

De eso nunca

Me he cansado de excusas y de oír siempre un pero
y de un curro de mierda que da poco dinero
y de ser un poeta y seguir como obrero
y de ver que en el banco he la cuenta yo a cero.

Me he cansado de un mundo para nada sincero
y de andar por la vida como un pobre soltero
y del sueño que nunca llega a ser verdadero
y de ser con los malos aún así caballero.

Me he cansado de lluvias y también de aguacero
y de ver muerto al toro y vivito al torero
y de tanto gentío falso como embustero.

Me he cansado de guerras y del fiero guerrero
y de iglesias que pecan como peca hasta el clero,
mas jamás me he cansado de decirte te quiero.

A ti claro, a ti

Es bonito el ocaso y también el albor
y escuchar como late tu vital corazón
y buscar lo que es bueno y lograr lo mejor
y sentir en mi cuerpo tu infinita pasión.

Es bonito pintar el vivir de color
y tener algún sueño y también ilusión
y probar de tus labios su sabroso sabor
y saber que te gusto más que mucho, un montón.

Es bonito notar en mi ser tu calor
y mirarte a los ojos y gozar tal visión
y decirte te quiero con osado valor.

Es bonito dormir junto a ti en tu colchón
y llegar a sentirme yo tu amado amador,
pero más lo es aún a ti hacerte el amor.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Un te quiero, un te quiero, un te quiero

Solo dime una cosa, si me quieres, amada,
yo te quiero un montón, más que mucho, pasada,
mas hoy yo necesito la respuesta a la dada
preguntilla, ¿me quieres? ¿Mucho, poco o ya nada?

Y aunque sé que me quieres mucho, mucho, monada,
yo preciso escuchar esta noche estrellada
de tu boca y tus labios y tu lengua rosada
un te quiero, un te quiero, un te quiero, me agrada.

Solo dime una cosa, si me quieres, flechada
tengo el alma por ti, a ti yo una sobrada,
mas hoy yo necesito tal cuestión contestada.

Y aunque sé que me quieres mucho, mucho, adorada,
yo preciso escuchar esta noche aclarada
un te quiero, un te quiero, un te quiero, encelada.