jueves, 9 de julio de 2015

Tal como eres

Guapa, bella, bonita, linda, mona y hermosa,
buena, humana, sensible, bienhechora y honrosa,
dialogante, habladora, tenaz y generosa,
soñadora, despierta, desprendida y piadosa,

elegante, educada y locuaz y estilosa,
exquisita, sincera, verdadera y chistosa,
afectada, afectiva y feliz y dichosa,

atractiva, mimosa, pasional, cariñosa,
placentera, agradable, luna, sol y una rosa,
pensativa y activa y risueña y curiosa,

femenina, coqueta y un amor y amorosa,
de palabra, con tacto, poesía y la prosa
y una amiga y pareja y mujer y hasta esposa.

Lo sabes, claro que lo sabes

Sabes tú que te quiero como nunca he querido,
sabes tú que la vida la deseo contigo,
sabes tú que lo nuestro debió ser y haber sido,
sabes tú que en mí tienes mucho más que un amigo,

sabes tú que estoy loco por ti, loco perdido,
sabes tú que me abrigas y que a ti yo te abrigo,
sabes tú que a tus brazos y pies caigo vencido,
sabes tú que tu amor con el mío persigo,

sabes tú que por nada y por nadie te olvido,
sabes tú que es contigo y también que es conmigo,
sabes tú que sé ahora que sin ti no he vivido,

sabes tú que verás que a tu lado yo sigo,
sabes tú que el cariño en los dos es sentido,
y que tú y yo uno somos, pongo a Dios por testigo.

Las tengo

Tengo ganas de verte y volverte yo a ver,
tengo ganas de entrar y quedarme en tu ser,
tengo ganas de darte gozo como placer,
tengo ganas de hacerte el amor tal que ayer,

tengo ganas contigo de querer y poder,
tengo ganas de besos tuyos miles coger,
tengo ganas de haberte sin llegarte a perder,
tengo ganas de ti, de ti todo saber,

tengo ganas de estar a tu lado al crecer,
tengo ganas de darnos los dos, tú y yo, a valer,
tengo ganas de niños con vos, verlos nacer,

tengo ganas de juntos qué y lo nuestro tejer,
tengo ganas de a ti para siempre querer
y ante todo de ser tu hombre y tú mi mujer. 

Cosas del directo

Cuando fui concejal dije un día en un pleno
en que hablé sin papel preparado ni freno
una cosa no cierta, fue quizá desenfreno,
y que hoy pienso ponerla en su sitio, en el bueno.

Dije yo del gudari vasco, no del heleno,
que en la guerra civil él luchaba, cual sueno,
por aquel estatuto que era un mando y ordeno
y que más que estatuto era por estar lleno.

Y no anduve acertado yo del todo y me apeno
porque no fui a decir lo más cierto y ameno,
que el gudari luchaba, y lo digo sereno,

por su Euzkadi, la Euzkadi libre y no me es ajeno
que gritaba al morir y probar tal veneno
Gora Euzkadi Askatuta y si no, me condeno.

Yo, amor, quiero…

Yo, amor, quiero me quieras como al cielo la estrella
y que dejes en mí para siempre tu huella
y que seas tú misma, ni esta ni esa ni aquella
y que veas la vida llena cual la botella.

Yo, amor, quiero me causes con consejos tú mella
y que dejes de ser tú conmigo doncella
y que tú y yo seamos cual plebeyo y plebeya
y que llenes mi pecho cual la tripa paella.

Yo, amor, quiero me sueltes por ti mi alma descuella
y que sepas que brillas mucho más que centella
y que juntos vivamos una buena epopeya.

Yo, amor, quiero que digas tú eres él, yo soy ella
y que nunca suframos discusión ni querella
y que unidos lo nuestro cosa sea bien bella.

lunes, 15 de junio de 2015

La voz de la experiencia y la experiencia de la voz

Nadie, nadie está libre de enfermar algún día,
a unos toca una cosa, a otros otra diría,
a esos pronto, a esos tarde, viene a ser lotería
y es el premio estar vivo que si no, no hay tu tía.

Nadie, nadie está libre de enfermar, lo sabía,
y hay mal físico y psíquico, ambos son porquería,
y con cura o sin cura la esperanza es la vía
del volver a estar sano y con más energía.

Nadie, nadie está libre de enfermar, ¡tontería!,
mas se puede sanar, no es sanar utopía
y quien sana, ha salud en haberla confía.

Nadie, nadie está libre, nadie, ¡qué nadería!,
nadie, nadie está libre, nadie, ¡qué bobería!,
de estar bien, de enfermar y morir, ¡qué ironía!

Lo que cuenta el poeta

¿Oh, poeta, qué cuentas que me has siempre encantado?
¿La palabra divina y el lenguaje humanado?
¿En los dedos un ritmo y en las manos “teclado”?
¿La mirada del viejo y ojos qué y de aniñado?

¿Los andares del verso, del poema el posado?
¿Un bolsillo con polvo, cinturón apretado?
¿Alma frágil cual huevo, corazón acerado?
¿Pensamiento de artista y la acción del soldado?

¿Todo el mundo en la pluma y escritura de estado?
¿Dinamita en la voz y el cantar de explotado?
¿El dormir del leído y el soñar del viajado?

¿Vestimenta de rimas y en los pies un calzado?
No lo sé y soy poeta, mas así el que es llamado
ha de amor poesía, ella amada, él amado.

domingo, 14 de junio de 2015

Como hay pares e impares

Es verdad que hay verdades y mentiras a mares,
es verdad que nos llama cual la calle los bares,
es verdad que esclaviza el comprar los hogares,
es verdad que mal pagan aquí y otros lugares,

es verdad que unos tienen menos y otros millares,
es verdad que hay políticos poco o nada ejemplares,
es verdad que amenazan con mandar militares,
es verdad que injusticias hay a pares, a pares,

es verdad que nos mandan y nos mandan cual zares,
es verdad que hay mareas, bajamar, pleamares,
es verdad que hay teatro y mil obras dispares,

es verdad que hay ocasos como auroras polares,
es verdad que nos pisan y ellos por los altares
y es verdad y es verdad como hay pares e impares.

El acento

Con el débil y el pobre y el hambriento y sediento,
con la gente de paz y no con el violento,
con quien suelta el perdón sin callar el lo siento,
con quien gana el poder sin perderle el asiento,

con lo bueno y lo justo y lo sano con tiento,
con el pueblo y el llano y por ello contento,
con quien tiene razón de verdad, no le miento,
con quien nunca se rinde y otra vez hace intento,

con el ser aplastado por el ser opulento,
con quien tiene más lágrimas, penas como lamento,
con quien cuenta en sí el arte y más don y talento,

con el hombre, o mujer, que es con todos atento,
con quien sueña otro mundo más feliz, sin tormento…
ha de estar el poeta, pongo en ello el acento.

No le pega y…

No le pega al poeta disparar cual soldado,
no le pega al poeta el venderse al mercado,
no le pega al poeta defender al estado,
no le pega al poeta aguantar el reinado,

no le pega al poeta la injusticia a su lado,
no le pega al poeta el quedarse callado,
no le pega al poeta no dar todo a lo amado,
no le pega al poeta ser del bando malvado,

no le pega al poeta no buscar lo soñado,
no le pega al poeta solo un yo enamorado,
no le pega al poeta una vida de holgado,

no le pega al poeta aferrarse al pasado
y le pega ante todo bien mirado y pensado
el lector, o lectora, verso a verso ganado.

El vivir y el morir

Cómo, cómo he podido yo llegar a vivir
sin tus labios, tus manos, corazón y latir,
sin decirte te quiero y volverlo a decir
y sin ti, sin poderte ni siquiera sentir.

Cómo, cómo he podido el qué yo y existir
sin tu voz, sin tu rostro, sin tu amar sin medir,
sin hacerte el amor y querer repetir
y sin ti, sin poderme yo contigo fundir.

Y es que, amor, si no es mucho, si no es mucho pedir
yo quisiera contigo siempre y bien convivir,
despertarme a tu lado y a tu lado dormir

y ser una familia y un hogar construir.
Y es que, amor, si no es mucho, si no es mucho exigir
con vos quiero el vivir y sin vos el morir.

A ninguna, a ninguna, a ninguna

Era tarde, de noche, a las doce o la una,
en el cielo brillaba cual la estrella la luna
que alumbraba en la playa una duna tras duna
y sonaba la mar como nana de cuna.

Era tarde, de noche, no cantaba la tuna,
a la orilla besaba de las olas alguna,
la dejaban después con mirada gatuna
y no había ni precio semejante tribuna.

Era tarde, de noche, y te vi en la laguna,
por la arena marchabas con andar de lobuna
y que tú a mí vinieras sí que fue una fortuna.

Era tarde, de noche, hora ya inoportuna
o quizás la adecuada o tal vez la oportuna
y te dije te quiero como nunca a ninguna.

La experiencia de la voz

No lo es, no es lo mismo qué y el ser y el estar,
ser borracho que estarlo, borrachera pillar,
hay enfermos muy sanos, sanos locos de atar
y estar bien y estar mal va a cualquiera a pasar.

No lo es, no es lo mismo enfermar que sanar,
el enfermo se sana y va el sano a enfermar,
haya cura o sin ella se uno puede curar
y salud es posible gastar cual recobrar.

No lo es, no es lo mismo el perder que el triunfar,
a los males se puede la batalla ganar
y salir uno de ellos más, más sano a la par.

No lo es, no es lo mismo bienestar, malestar,
del bien pasa uno al mal, de aquí ya a mejorar
y de muchas peores se ha podido escapar.

Y do están y do están

¿Dónde están las mujeres? ¿Dónde están los señores?
¿Dónde están los poetas? ¿Dónde están los pintores?
¿Dónde están los leales? ¿Dónde están los traidores?
¿Dónde están los peores? ¿Dónde están los mejores?

¿Dónde están los políticos? ¿Dónde están los gestores?
¿Dónde están, do, los odios? ¿Dónde están los amores?
¿Dónde están los aciertos? ¿Dónde están los errores?
¿Dónde están los filósofos? ¿Dónde están los actores?

¿Dónde están los aromas? ¿Dónde están los hedores?
¿Dónde están los ocasos? ¿Dónde están los albores?
¿Dónde están los menores? ¿Dónde están los mayores?

¿Dónde están los rebaños? ¿Dónde están los pastores?
¿Dónde están los alumnos? ¿Dónde están los tutores?
¿Y do están ganadores? ¿Y do están perdedores?

Y eres tú y eres tú

Eres tú la persona que he llegado yo a amar,
eres tú la que sueño yo llevar al altar,
eres tú con quien quiero construir un hogar,
eres tú con quien pienso procrear y criar,

eres tú la que llega siempre a mí a enamorar,
eres tú la que espero que me vuelva a besar,
eres tú con quien busco la existencia pasar,
eres tú  con quien todo masco dar y tomar,

eres tú la que intento para siempre agarrar,
eres tú la que nunca, nunca voy a soltar,
eres con quien rumio a viejito llegar,

eres tú con quien logro el placer y gozar,
eres tú la que sabe mi latido ganar
y eres tú y eres tú para mí sin dudar.