domingo, 18 de mayo de 2008

Mi epitafio

La existencia sólo tiene un acto del que no poder arrepentirse: EL SUICIDIO.