viernes, 9 de enero de 2015

No hay mal que por bien no venga

Puede ser que haya sido el haber enfermado
y ponerme bien, bueno y saberme curado
lo que a mí para bien y mejor me ha cambiado
pues me siento feliz y me encuentro alegrado.

Y es que del negro al blanco en un tris he pasado,
de tener mal el alma y de ser malpensado
he llegado a tenerla bien y ser “bienpensado”
y de abajo hasta arriba yo me observo mutado.

Y es que de no ser yo y de estar extasiado
y estar fuera de mí y un pelín alocado
me he encontrado a mí mismo y me siento sanado.

Luego haber enfermado y hasta ser medicado
ha valido la pena porque yo he mejorado
todo y más y he aprendido la lección y he mudado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario