sábado, 10 de enero de 2015

Tenía razón

Por mi mala cabeza cuando estuve ingresado
en un ala psiquiátrica fui al psiquiatra llevado
y tras charlas con él el diagnóstico dado
señaló algunas cosas que jamás he olvidado.

Por ejemplo que estaba demasiado entregado
al hacer literario, tanto que hasta de lado
yo dejaba la vida social o que alterado
ya tenía hasta el sueño o el dormir orillado.

Con lo cual el experto en las almas llamado
aunque no me prohibió escribir avisado
me dejó, lo primero es vivir, ¿lo has pillado?

Y después escribir y aunque veas menguado
lo que escribes no solo habrás tu mejorado
tal poeta también te habrás casi curado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario