viernes, 27 de febrero de 2015

Árbol cortado

Entre el cielo imposible y el infierno malvado,
entre el Dios justiciero y el demonio endiablado,
entre el mar enfadado y un gran rio lanzado,
entre el fuego que quema y el calor elevado,

entre el arco que hiere y el acero afilado,
entre el diente que muerde y un mordisco amargado,
entre el sol que abochorna y el invierno enfriado,
entre el malo malísimo y el peor y muy odiado,

entre el filo que horada y el murito espinado,
entre gran pesadilla y un gran sueño robado,
entre el llanto que sangra y el llorar apenado,

entre el daño que daña y el herir desalmado,
tal que así tú me pones y me noto embargado
por la pena, me siento como un árbol cortado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario