sábado, 7 de febrero de 2015

Un poeta soltando lastre

Con el par de sonetos anteriores que he dado
a la luz esta noche de escritura al teclado
de mi gran corazón un gran peso pesado
me he quitado de encima y una espina he sacado.

Me ha costado escribirlo, pero al fin lo he contado
y aunque a veces prendilla yo le había soltado
y de un modo o de otro lo dejé insinuado
me he quedado sin ropa y ya estoy desnudado.

Ante usted, ya no hay nada que mantenga ocultado
de mi vida, lo básico y esencial lo he narrado
y por ello me siento más liviano y delgado.

Y es que vengo a sentirme al final liberado
de un gran muerto que en mí yo llevaba colgado
y por ello me encuentro como nunca alegrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario