jueves, 9 de julio de 2015

Tal como eres

Guapa, bella, bonita, linda, mona y hermosa,
buena, humana, sensible, bienhechora y honrosa,
dialogante, habladora, tenaz y generosa,
soñadora, despierta, desprendida y piadosa,

elegante, educada y locuaz y estilosa,
exquisita, sincera, verdadera y chistosa,
afectada, afectiva y feliz y dichosa,

atractiva, mimosa, pasional, cariñosa,
placentera, agradable, luna, sol y una rosa,
pensativa y activa y risueña y curiosa,

femenina, coqueta y un amor y amorosa,
de palabra, con tacto, poesía y la prosa
y una amiga y pareja y mujer y hasta esposa.

Lo sabes, claro que lo sabes

Sabes tú que te quiero como nunca he querido,
sabes tú que la vida la deseo contigo,
sabes tú que lo nuestro debió ser y haber sido,
sabes tú que en mí tienes mucho más que un amigo,

sabes tú que estoy loco por ti, loco perdido,
sabes tú que me abrigas y que a ti yo te abrigo,
sabes tú que a tus brazos y pies caigo vencido,
sabes tú que tu amor con el mío persigo,

sabes tú que por nada y por nadie te olvido,
sabes tú que es contigo y también que es conmigo,
sabes tú que sé ahora que sin ti no he vivido,

sabes tú que verás que a tu lado yo sigo,
sabes tú que el cariño en los dos es sentido,
y que tú y yo uno somos, pongo a Dios por testigo.

Las tengo

Tengo ganas de verte y volverte yo a ver,
tengo ganas de entrar y quedarme en tu ser,
tengo ganas de darte gozo como placer,
tengo ganas de hacerte el amor tal que ayer,

tengo ganas contigo de querer y poder,
tengo ganas de besos tuyos miles coger,
tengo ganas de haberte sin llegarte a perder,
tengo ganas de ti, de ti todo saber,

tengo ganas de estar a tu lado al crecer,
tengo ganas de darnos los dos, tú y yo, a valer,
tengo ganas de niños con vos, verlos nacer,

tengo ganas de juntos qué y lo nuestro tejer,
tengo ganas de a ti para siempre querer
y ante todo de ser tu hombre y tú mi mujer. 

Cosas del directo

Cuando fui concejal dije un día en un pleno
en que hablé sin papel preparado ni freno
una cosa no cierta, fue quizá desenfreno,
y que hoy pienso ponerla en su sitio, en el bueno.

Dije yo del gudari vasco, no del heleno,
que en la guerra civil él luchaba, cual sueno,
por aquel estatuto que era un mando y ordeno
y que más que estatuto era por estar lleno.

Y no anduve acertado yo del todo y me apeno
porque no fui a decir lo más cierto y ameno,
que el gudari luchaba, y lo digo sereno,

por su Euzkadi, la Euzkadi libre y no me es ajeno
que gritaba al morir y probar tal veneno
Gora Euzkadi Askatuta y si no, me condeno.

Yo, amor, quiero…

Yo, amor, quiero me quieras como al cielo la estrella
y que dejes en mí para siempre tu huella
y que seas tú misma, ni esta ni esa ni aquella
y que veas la vida llena cual la botella.

Yo, amor, quiero me causes con consejos tú mella
y que dejes de ser tú conmigo doncella
y que tú y yo seamos cual plebeyo y plebeya
y que llenes mi pecho cual la tripa paella.

Yo, amor, quiero me sueltes por ti mi alma descuella
y que sepas que brillas mucho más que centella
y que juntos vivamos una buena epopeya.

Yo, amor, quiero que digas tú eres él, yo soy ella
y que nunca suframos discusión ni querella
y que unidos lo nuestro cosa sea bien bella.