viernes, 28 de octubre de 2016

Vida de inmigrante

Él quería una vida mejor como soñada
y por ella familia dejó como morada
y de la África pobre a la Europa forrada
vino en una patera que por el fue pagada

y en la mar su existencia casi queda arruinada
y con tierra a la vista en la costa arenada
puso el pie y a zancadas de la pasma llamada 
escapó y la esperanza siguió viva, avivada.

Y empezó a trabajar por indigna soldada
y vendía con suerte, labia y maja mirada
ya Cd’s ya relojes ya pulsera o ya nada.

Y su vida de “paisa” no era cual la ensoñada
y así y todo en sus labios era siempre encontrada
una alegre sonrisa y palabra educada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario