domingo, 6 de noviembre de 2016

El conductor temerario

Al ponerse al volante de su coche potente
él cambiaba de esencia y de ser y del ente
y se hacía violento y agresivo e inclemente
y chupaba el trasero a otros coches con gente.

Y era todo un peligro en la pista e inconsciente
pilotaba su bólido y ante un riesgo evidente
el ponía a otros autos y se hacía el valiente
rebasando a cualquiera sin dos dedos de frente.

Y era un riesgo en la pista y arriesgaba imprudente,
sin embargo, un buen día le dio el alto un agente
y se daba a la fuga y de cerca el prudente

policía los pies le pisaba y consciente
él se puso a doscientos y a la altura de un puente
tras perder el control mortal tuvo accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario