miércoles, 28 de diciembre de 2016

El pan nuestro de cada Nochevieja….

Cuando acaba el añito, cuando acaba la añada
yo acostumbro a escribir poesía enfadada,
en la cual yo enfatizo si quien llega a morada
viene o no en son de paz o de guerra y putada.

Y es normal que ellos vengan con carita malvada
y con ganas de guerra y de hacer qué y judiada
y han cambiado los tiempos y si ellos “na” de nada
le diré en unos días y decirlo no agrada.

Al llegar nochevieja y al llegar tal jornada
yo  acostumbro a escribir poesía y airada
en la cual yo enfatizo si quien llega me enfada.

Y es normal que ellos vengan con carita amargada
y con ganas de lucha y batalla sonada
y han cambiado los tiempos y ellos nada, monada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario