sábado, 11 de febrero de 2017

En el poema y en la poesía

Aunque no eres mi esposa ni con vos me he casado
estaré en la alegría y la pena a tu lado
y contigo andaré en lo bueno y malvado
y ni la enfermedad nos habrá separado.

Aunque no eres mi esposa ni a ti estoy esposado
en las risas y lágrimas te habré yo acompañado
y en el bien y en el mal nos habremos contado
y en la vida seremos el mejor pareado.

Aunque no eres mi esposa ni con vos me he enlazado
en la dicha y tristeza tú me habrás encontrado
y estaremos juntitos tal prendada y prendado.

Aunque no eres mi esposa ni a ti estoy yo ligado
en el cielo o infierno a tu vera habré estado
y es que tú eres mi amada como yo soy tu amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario