viernes, 31 de marzo de 2017

No hay vida, se hace la vida al vivir

Con un hasta mañana del sol por despedida
y un dichosos los ojos que te ven, luna henchida,
a los pies de romántica luz de vela encendida
mi alma de poesía se caía rendida.

Y ya allí a una hoja en blanco al tomar la medida
a mi mente de pájaros libres vino enseguida
una idea divina desde el cielo caída
que entró en mi corazón y en él fue bienvenida

y cogido ya el sueño se quedaba dormida
tras abrirme los ojos su mirada perdida
y decirme una cosa que jamás se me olvida:

con más pena que gloria has pasado en la vida
y más de esta y no aquella tienes tú merecida,
pero vive la vida que al vivirla es vivida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario