miércoles, 29 de noviembre de 2017

El pan nuestro de cada jornada

Sabes tú, cocinera, sabes tú, cocinero,
lo que cuesta a diario de febrero hasta enero
pensar en qué poner de menú de primero
de segundo y tercero a casera y casero.

Y así día tras día por el bien de tu clero
tras pensar en los platos y coger tu dinero
a por los ingredientes vas a donde el tendero
o a donde el pescadero o a donde el carnicero.

Y una vez todo listo haces tú con esmero
por ejemplo una buena alubiada en puchero
y un filete en sartén y un melón de frutero.

Y lo mismo y lo mismo hace, y es verdadero,
el poeta a diario y los tres y sin pero  
gustan de qué les digan ay, qué bueno y te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario