domingo, 17 de diciembre de 2017

De la humanización (I)

Hacer al hombre humano y a la mujer humana
no es tarea sencilla ni tampoco lo es vana.
Lo primero, primero la educación que allana
el corazón del hombre y la mujer, los sana.

Y después de sanarlos los corazones gana
y las mentes quitándoles toda esencia malsana
como, como enseñándoles que son hermano, hermana
los demás y que amarlos cosa es más que cristiana.

¿Pero qué hacer, qué hacer con la gente inhumana
que no aprende y que sigue siendo gente villana?
Pues hay que ser con tales tal “tirano y tirana”

y decirles si no dais la vuelta campana
no seréis ciudadano, ni seréis ciudadana
y seréis como un paria que para nos se afana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario